Iniciemos aclarando que la inteligencia emocional y empatía no son lo mismo. ¿Por qué?
Bueno la empatía consta en identificarse con las emociones que alguien más está
experimentando mientras que la inteligencia emocional es la adecuada gestión de las
emociones.
Porque esto es importante para el emprendedor, bueno a diferencia de el empresario
promedio o el milenario Godinez; los emprendedores viven en una montaña rusa emocional,
todo el tiempo. Por lo que si, no posees inteligencia emocional y resiliencia es probable que
acabes mal parado frente a las más fuertes emociones negativas.

¿PARA QUÉ?

  1.  Lidiar con los clientes. Ya sea que ellos sean la causa de alguna emoción o que
    tengas algún sentimiento que pudiera afectar las relaciones con tus clientes, porque ya
    sabes lo que dicen “no tomes decisiones importantes cuando estés feliz”. Se
    emocionalmente inteligente te permitirá deslindarte de la emoción y actuar de manera más
    conveniente en esa situación, evitando lo más posible algún error. Tomando de manera fría
    decisiones mucho más asertivas.
  2. Ser más eficiente. Existen múltiples investigaciones que han analizado y demostrado
    que las emociones influyen muchísimo en los resultados que obtenemos en nuestras
    actividades, ser consciente de tus emociones y poder gestionarlas permite que no veas
    afectado tu rendimiento, debido a tus emociones.
  3. Ayudar a tu equipo. Nadie está exento de requerir un consejo alguna vez para lidiar con
    ciertos conflictos internos, como emprendedor y líder que seas el tener conocimiento de
    esto te ayudará a crear un ambiente más solidario, eficiente y efectivo.

¿CÓMO?

  1.  Consciencia. Ser consciente es el primer paso y eso significa que debes de conocerte y
    hacerte más sensible de tus emociones, reconocer las sutiles diferencias entre por ejemplo:
    ira, enojo y rabia, te será súper útil para controlar las emociones que sientas.
  2. Autocontrol. Saber esperar y no reaccionar es muy, muy MUY importante. Mientras
    menos tiempo te des para pensar o para decidir, aumenta la probabilidad de que la decisión
    que tomes, sea la más adecuada.
  3. Inteligencia. La inteligenci se refiere a usar tu conocimiento a tu beneficio, por lo tanto
    aprovéchate de aquellos procesos mentales que conoces de ti mismo para cambiar tu
    mood. Evita los problemas con la experiencia que tienes, cuida los detalles de las
    emociones de los demás y las propias prestando atención.
  4. Experiencia. Mientras más practique en el control de tus emociones mejor podrás
    controlarla y esto ayudará a que vayas aumentando tu nivel de inteligencia emocional
  5. Reflexión. Parte de la experiencia e inteligencia dependerá casi completamente de esto,
    cada vez que vivas una experiencia, que ocurra algo, debes de ser reflexivo y analítico,
    encontrar lo bueno, lo malo, tus puntos fuertes y débiles. De este modo podrás ir mejorando
    más y más de manera paulatina.

El emprendedor perfecto no existe pero como futuro empresario y líder de equipos, la
inteligencia emocional es la llave maestra que te abrirá muchas puertas. Ya sabes como,
solo te falta ponerlo en práctica, para ser el emprendedor que quieres ser.