Es normal que el trabajo en ocasiones te haga odiar el mundo, volverte loco y querer
explotar ¿no? ¿no? ¿no?

¡No!

En méxico el 75% de los empleados padece síndrome de burnout, de acuerdo con cifras de
la Organización Mundial de la Salud (OMS) esto genera pérdidas anuales equivalentes al
4% del Producto Interno Bruto (PIB) global, de acuerdo con estimaciones de la
Organización Internacional del Trabajo (OIT).
El síndrome de desgaste profesional (en inglés burnout), es unpadecimiento que a grandes
rasgos consistiría en la presencia prolongada de estrés ante los factores emocionales e
interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y
negación de lo ocurrido. Este síndrome no se encuentra reconocido en el Manual
diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) aunque sí es mencionado
brevemente en la Clasificación internacional de enfermedades bajo el código Z 73.0,6 pero
dentro del apartado asociado a “problemas relacionados con el manejo de las dificultades
de la vida”.
Los síntomas del burnout son bastante parecidos a los de la depresión clínica: una
sensación recurrente de desmotivación, agotamiento mental acompañado de una menor
tolerancia al estrés, falta de energía y menor rendimiento. Físicamente, el burnout se
manifiesta como dolor muscular y afectaciones psicológicas que se traducen en malestares
corporales.

¿Qué hacer?

  1. Ve caricaturas: Ya sé que parece tonto porque precisamente el problema es que ya no
    tenemos 10 años, pero créeme, funciona, se ha demostrado en una inmensa cantidad de
    estudios.
  2. Pregúntate cómo: Otra manera maravillosa de superar el burnout es dejar de decir “No
    puedo” y empezar a preguntar “¿Cómo?”. No digas “No puedo manejar esto”, mejor di
    “¿Cómo puedo manejar esto?”.
  3.  Divide tus metas grandes en pequeños objetivos: A veces, el burnout surge cuando la
    meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese,
    tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes.
  4.  Modifica tu ambiente de trabajo: No sé tú, pero para mí es imposible sentarme a trabajar
    en mi escritorio cuando me llega el síndrome de desgaste laboral.
  5.  Solo haz tres cosas: Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista
    de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte
    a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo.
  6. Busca una opinión externa: Muchas veces estamos tan adentro de nuestros problemas
    que no podemos encontrar una salida.
  7. Tómate un periodo para trabajar “menos”: Si puedes, reduce tus horas de trabajo o
    simplemente tómate unas vacaciones.
  8. Conoce cuándo es momento de presionarte: Conocer tus propias debilidades es
    fundamental cuando combates el cansancio.
  9.  No te rindas: El problema con el síndrome del burnout es que es diferente para todos. Lo
    que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por
    vencido.
  10.  Considera cambiar de empleo: Muchas veces, la misma compañía para la que trabajas
    puede ser el origen del burnout. Tal vez es momento de cambiar de empleo si crees que tu
    labor diaria se ha convertido en algo que simplemente ya no te gusta o que tu jefe o
    compañeros de área generan un ambiente tóxico.